Coaching empresarial

Hoy en día, debido a las redes sociales, los clientes disponen de una total accesibilidad a la información de cualquier empresa; tanto en relación a la calidad del propio producto o servicio, como al trato y diligencia de sus trabajadores y colaboradores.

Por esta razón, para que una comunicación externa a través del marketing sea creíble, debe de ser auténtica, es decir, que se corresponda con la verdadera cultura de la empresa. Para que esta cultura sea auténtica debe de representar los valores de todos, y cada uno, de los miembros de la empresa y esa calidad humana, y de trato, es lo el cliente percibirá como imagen de la empresa.

Solo podemos mostrarnos como somos, aunque queramos maquillarlo, la realidad siempre emerge.

Nuestra oferta de valor extra va más allá de la imagen externa. Proponemos trabajar la comunicación interna con todo el equipo de la empresa para descubrir vuestras motivaciones: qué es lo que os mueve; vuestra misión: el para qué sirve lo que hacéis; vuestra visión: cómo queréis veros en el futuro; y los valores qué tenéis para conseguirlo y sin olvidarnos de qué estáis haciendo actualmente que no os representa realmente, para transformarlo.
Cuánto mejor os conozcáis, mejor os definiréis ante vuestros clientes.

Nuestra propuesta es involucrar a todo el equipo humano en este proyecto para conseguir su compromiso con lo que ofrecéis, y que cada uno de los trabajadores de la empresa se convierta a su vez en vuestros mejores embajadores. Que se involucren en el proyecto para que la transformación y su trasmisión sean reales; y la atención y relación con vuestros clientes sea más satisfactoria.

Para realizar este acompañamiento hacia el descubrimiento de qué hacéis y cómo mejorarlo, contamos con la Coach, Marian Buján. Cuenta con una amplia experiencia en Coaching Empresarial, Desarrollo de la comunicación interna, la empatía y la confianza dentro de la empresa; y experta en mediación y gestión de conflictos.
Nuestro empeño como profesionales del marketing es prestar la máxima atención al capital humano de la empresa, a la gestión de sus emociones, que deben de vibrar en la misma onda y remar en la misma dirección que la empresa, porque será lo que vuestro cliente perciba realmente.

Ir arriba